Saltar al contenido

El transporte parará en Italia y en Francia

Ya no nos sorprende, ni siquiera tras la reciente huelga lusa el pasado 12 de agosto, leer tan repentinamente el anuncio de diferentes paros o huelgas en el sector del transporte de mercancías por carretera europeo.

En el primero de los casos, Italia, donde los  sindicatos de trabajadores de transporte anuncian paros en octubre según hemos podido leer en el comunicado de CETM que copiamos tal cual:

«La Federación de Trabajadores de la Federación Sindical Básica ha convocado una huelga nacional de vehículos pesados para los días 3, 4 y 5 de octubre. Por tanto, se espera que durante esas fechas se generen retenciones en las carreteras italianas, pudiendo afectar a las rutas de los transportistas españoles.

Los sindicatos de los conductores italianos han expresado en un comunicado que “deben aunar fuerzas” para mejorar las condiciones de los trabajadores que “han empeorado dramáticamente en los últimos años”. De esta manera se desligan de la huelga general de transporte que hay prevista para el 26 de octubre.

Solicitan que se revisen aspectos como la ausencia de paradas para los conductores, especialmente en el sur del país, la regularización de los tiempos de descanso o la aceptación de los servicios de carga y descarga.

Ante estas movilizaciones, es necesario que las empresas de transporte españolas que operen en Italia o circulen por sus carreteras organicen sus rutas para evitar contratiempos y complicaciones. Desde la CETM, mantendremos informados a las empresas del sector de cualquier novedad para evitar que se vean afectadas en la mayor medida posible.»

En el segundo caso, el sector de transportes francés, según informa  la Asociación Española de Cargadores y Usuarios del Transporte de Mercancías, AEUTRANSMER, convoca una huelga indefinida a partir del 5 de diciembre.

«La tercera federación de camioneros y el tercer sindicato de la SNCF han anunciado que se sumarán a la huelga indefinida en el sector del transportes contra la reforma de las pensiones, que tendrá lugar a partir del próximo jueves 5 de diciembre.

Este pasado martes 24 de septiembre, la tercera federación de camioneros convocó «una huelga ilimitada a partir del 5 de diciembre» para protestar contra el proyecto de reforma de las pensiones, que pretende acabar con los regímenes especiales. Se suma así al movimiento lanzado por los cinco sindicatos de la RATP (Unsa, CFE-CGC, SUD, FO y Solidaires).

«Este proyecto de jubilación basado en puntos universales es un revés sin precedentes para todos los trabajadores de este país, tanto privados como públicos», dijo FO Transporte y Logística, que abarca los sectores de transporte de pasajeros y carga por carretera, transporte urbano y reubicación. «Esto resultará en el fin de la licencia por terminación del servicio y el fin de los regímenes complementarios, más allá del fin de los regímenes especiales».

Mientras tanto, el sindicato Sud-Rail también confirmó su presencia en la huelga del 5 de diciembre. «Ya existe un sindicato en la RATP que ha fijado la fecha del 5 de diciembre como punto de partida para una huelga indefinida. De hecho, estamos aprovechando esta oportunidad para centrar nuestra ira en este ataque. Hay mucho terreno para luchar con este gobierno», dijo Mathieu Borie, Secretario Federal de SUD-Rail.

Sud-Rail y FO Transports et Logistique ya están entre los participantes en la huelga del 24 de septiembre contra el plan del gobierno para un plan de pensiones de punto universal. FO Transporte y Logística quería protestar contra los «proyectos de liquidación de servicios públicos y de dumping social en el sector ferroviario», resultantes de la reforma ferroviaria votada el año pasado. También quiso abogar por la «construcción de una convergencia de luchas y un nivel de equilibrio de poder que haga retroceder al gobierno» para «detener la regresión social».

Como precedente, en 1995, una importante movilización llevó al gobierno de Chirac a reconsiderar su plan de reforma de las pensiones y los regímenes especiales. Alrededor de dos millones de personas salieron a las calles en el momento álgido de la movilización.»