Saltar al contenido

El sector amenaza al Gobierno con parar los días 27 y 28 de julio

El Comité Nacional de Transporte por Carretera pone al Gobierno contra las cuerdas con el anuncio de paros para julio

El Comité Nacional de Transporte por Carretera, sección Mercancías, ha presentado una carta al Ministerio de Transportes en la que se insta al Gobierno a tomar una decisión sobre los 10 puntos que se presentaban en el mes de marzo (entre ellos, eliminar la modifcicación de las masas y dimensiones de los camiones). De no llevarse a cabo alguna medida entre las solicitadas, han asegurado que convocarán un paro en el transporte de mercancías por carretera los días 27 y 28 de julio.

Según el presidente de la sección Mercancías del Comité Nacional, “esto ha sido añadido por parte de la decisión del Ministerio de Transportes de la modificación de las masas y dimensiones para el sector, en teoría, sólo de automoción en 44 toneladas y 4,5 metros de altura. Pero otro asunto, como la imposibilidad de pasar las ITVs y tener que circular con vehículos, a partir del día 22 de junio, sin tener las tarjetas de ITVs en fecha, en las que podamos tener los vehículos en condiciones para poder circular sin ningún tipo de riesgo, ha hecho desbordarse el vaso del malestar y el enfado que tiene el sector ante la no contestación a las medidas que proponíamos en nuestro escrito del mes de marzo”.

Los representantes del ministerio se han mostrado sorprendidos por el anuncio del paro, porque consideran que no hay motivo, y lo que el sector siente es que sí hay motivo, ya que no ha habido contestación.

Unido a todo esto, hemos confirmado que no íbamos a formar parte de una mesa negociación que propuso el ministerio, en la que se hablaba de transportistas, logísticos y cargadores. Hemos dicho que no porque, para esas reuniones, está el Comité Nacional, que representa a todos esos sectores y es el que tiene la potestad, en estos momentos, de interlocución con el ministerio para sentarse en una mesa con cargadores y con el propio ministerio” ha confirmado Carmelo González.

Tal y como ha señalado González, “a los miembros del Ministerio de Transportes le resulta extraño que les planteemos un conflicto de esta envergadura, pero lo que sí ha quedado claro es que, si no hay soluciones inmediatas a nuestros planteamientos, el conflicto sigue para adelante, en tanto en cuanto no haya solución por su parte”.

Ahora, el Ministerio de Transportes tiene que contestar a las 10 medidas y, una vez hecho esto, “nosotros decidiremos si se desconvoca el paro. Las 44 toneladas y los 4,5 metros se tienen que quitar taxativamente del acuerdo. Ese es el punto de inflexión”.

 

A juicio de Carmelo González, “al sector de automoción, le interesan más los 4,5 metros que las 44 toneladas. De alguna manera, este es un punto que debe desaparecer de la mesa“.

“O se quita inmediatamente la modificación de las 44 toneladas y los 4,5 metros, o el conflicto está servido, y no lo hemos servido nosotros”

El representante de los transportistas de mercancías por carretera ha sido recibido por el secretario de Estado, Pedro Saura, la secretaria de Transportes, María José Rallo y la directora general de Transporte Terrestre, Mercedes Gómez. Según sus palabras, esperarán respuesta “hasta las 23:59 del 26 de julio. Habrá que llegar a acuerdos antes de ese momento, pero no se va a desconvocar hasta última hora”.

El 97% de las asociaciones que conforman el Comité Nacional de Transporte por Carretera han aprobado la medida. “No es unánime, pero casi. En la anterior reunión con el ministro, hubo una sola voz, cosa que no sucedía hace años dentro del Comité Nacional, y en este momento, que una inmensa mayoría esté de acuerdo en una medida como la que hemos informado hoy al ministerio, es importante para valorar el grado de unión que tiene el sector del transporte”.

Según ha manifestado Carmelo González, “no hay líneas rojas, son muchos los conceptos que deben resolverse previamente. De alguna manera, las 44 toneladas son la gota que ha colmado el vaso, pero hay otras muchas cuestiones que también nos preocupan”, y que están resumidas en los 10 puntos presentados al Ministerio de Transportes el pasado mes de marzo.

1. Oposición a la tarificación de infraestructuras: exigencia de la presencia del Comité Nacional de Transporte en cuantas mesas de debate de la cuestión se abran. Oposición al desvío obligatorio de vehículos pesados hacia vías de
peaje.

2. Modificación de la Ley de contrato de transporte, derogando la posibilidad del pacto en contrario, en las siguientes materias: plazos de pago, aplicación de la cláusula de revisión del precio del combustible y operaciones de carga y descarga. Incluyendo la prohibición de que, en el transporte de carga completa, la carga y la descarga la realice el conductor del vehículo. Coordinación de las actividades de transporte y reducción del tiempo previsto para la paralización, y su pago efectivo por parte de los cargadores.

 
 

3. Oposición a la modificación de la normativa de pesos y dimensiones de los vehículos de transporte de mercancías en tanto que no se alcancen condiciones de equilibrio, contractual y económico, en las relaciones mercantiles entre transportistas y sus clientes.

4. Desarrollo de medidas eficaces en la lucha contra las empresas buzón, fraudes cometidos por medio de cooperativas de trabajo asociado y otros supuestos de competencia desleal.

5. Coordinación de planes de movilidad: negociación y racionalización en la política de transición ecológica.

6. Armonización fiscal en el sector del transporte: entrada en vigor de lo previsto en la Ley del IRPF, a partir del 1 de enero de 2022.

7. Elaboración y desarrollo de planes de áreas de descanso en toda la red viaria: con certificación de área segura.

8. Mantenimiento del régimen de gasóleo profesional: creación de un régimen alternativo para los vehículos dotados de autorización de transporte de menos de 3,5 toneladas de masa máxima autorizada.

9. Mantenimiento de las ayudas al abandono de actividad y a la formación.

10. Requerimiento al Gobierno para que inste las medidas legislativas que sean precisas para conseguir la viabilidad del sector del transporte, incorporando al ordenamiento normas ya existentes en derecho comparado.

Fuente: Raquel Arias Transporteprofesional.es