Saltar al contenido

Planes de transporte sostenible en Europa

La Comisión Europea cuenta desde hace dos años con una estrategia para garantizar la sostenibilidad dentro de la movilidad en medios de transporte. Este plan de acción cuenta con una serie de 82 iniciativas deben ejecutarse en los siguientes años hasta consolidar una verdadera sostenibilidad dentro de las políticas relacionadas a movilidad.

Esta estrategia tiene como objetivo transformar el funcionamiento de todas las formas de movilidad colectivas dentro del territorio conformado por países miembros de la UE. De este modo se da paso a la creación de tecnologías más ecológicas y también se rompe con dependencias energéticas dentro de la lógica geopolítica actual donde Europa ha pagado altos costos.

La línea de tiempo establecida para el cumplimiento de estas medidas tiene varias etapas que se comprenden desde el 2030 hasta el 2050 donde se espera haber realizado una transición energética en el sector transporte. En este sentido, la primera etapa está compuesta por acciones que tengan un impacto primario en transportes particulares y colectivos como buses, metros o trenes que son parte de sistemas primarios en ciudades y pueblos.

Asimismo, una segunda etapa involucra el uso de biocombustibles en servicios de aerolíneas comerciales donde se persigue reducir la emisión de CO2 en gran medida para el año 2035. Por lo tanto, se espera que para este año la mayoría de aerolíneas hayan cumplido con las regulaciones necesarias.

Por último, para el año 2050 se espera haber transformado todas las cadenas de distribución comercial contando con vehículos cero emisión más eficientes que dupliquen el tráfico de mercancías entre los países miembros de la Comisión Europea, lo cual a su vez tendrá un impacto directo en los patrones de consumo de los ciudadanos.

¿Cuáles son las expectativas que tiene Europa en relación a esta estrategia?

Garantizar la sostenibilidad en donde tanto los vehículos así como las zonas de embarque y descarga sean totalmente cero emisores de CO2. Por otro lado, hacer más inteligente y moderna la movilidad de las personas con tecnología más rápida, eficiente y presta a sus necesidades siempre cambiantes.

Y último pero no menos importante, la resiliencia donde exista la posibilidad de reforzar el mercado único europeo, que la movilidad sea un servicio horizontal donde todos sean incluidos y aumentar la seguridad del transporte de personas y mercancías.

El compromiso de los países miembros debe ser fuerte si se desea cumplir con los tiempos pactados. Es por ello que cada país debe implementar políticas públicas y desarrollar instituciones que posibiliten este escenario donde tanto como gobiernos, sociedad y empresas se verán beneficiados, ya que el transporte es uno de los engranajes vitales dentro de la economía y los servicios.

Contar con una estrategia es vital y Europa cuenta con los recursos necesarios para poder palpar un futuro donde los medios de transporte funcionen a través de tecnologías y combustibles mucho más limpios. Este es un juego donde todos los agentes de cambio involucrados pueden salir beneficiados si actúan a tiempo y con buena voluntad.

Redacción www.transportesostenible.com

Deja una respuesta