La actual Comisión Europea no comulga con los términos en que está a punto de aprobarse el Paquete de Movilidad impulsado por los anteriores gestores de las autoridades comunitarias.

Tras pasar por diversas vicisitudes que pusieron la tramitación de este conjunto normativo de crucial importancia para el mercado europeo de transporte, el Paquete de Movilidad encara la última fase para su aprobación definitiva envuelto, como no podía ser de otra manera, en la misma polvareda que ha envuelto toda su negociación.

El último traspiés del Paquete de Movilidad se encuentra, según informa Fenadismer, en la Declaración que la Secretaría General de la Comisión europea ha remitido el pasado 11 de febrero a los Estados miembro de la UE.

En este informe, la Comisión “rechaza” expresamente el acuerdo político alcanzado entre el Consejo y el Parlamento Europeo “al no estar en línea con los objetivos del Acuerdo Verde Europeo.

Al tiempo, el documento también hace especial hincapié en la obligación de que los camiones deban retornar periódicamente a su país de matriculación, algo que, a juicio de la Comisión, “provocará ineficiencias en el sistema de transporte y un aumento de emisiones innecesarias, contaminación y congestión”.

De igual modo, por lo que respecta a la nueva regulación del transporte combinado, la Comisión considera que las restricciones introducidas “disminuyen la efectividad del fomento de las operaciones de transporte multimodal”.

Ante todas estas circunstancias, las autoridades comunitarias no descartan presentar «una propuesta legislativa específica antes de que el nuevo Paquete de Movilidad entre en vigor”, a la vista del impacto climático, medioambiental y del funcionamiento del mercado único del conjunto de normas.

Fuente: cadenadesuministro.es