Saltar al contenido

Los módulos seguirán vigentes hasta el 2023, sin reducción de límites

El Ministerio de Hacienda planea conservar, como mínimo hasta 2023, el régimen de módulos y sus actuales límites. Los transportistas que tributan por este sistema conservarían su actual situación.

EL TRANSPORTE Y EL RESTO DE SECTORES CONSERVARÁN SU RÉGIMEN

Los autónomos acogidos a este régimen de módulos podrían respirar tranquilos, al menos, hasta 2023. El Ministerio de Hacienda planeaba llevar a cabo una reforma del sistema fiscal a lo largo de este año, pero ni siquiera ha convocado la mesa de diálogo social para discutir esta forma de tributación y sus límites. Fuentes oficiales del Ministerio aseguraron al diario digital autonomosyemprendedor.es que «no será hasta febrero de 2022 cuando se presenten las conclusiones del comité de expertos, posteriormente se tendrá que convocar la mesa de diálogo y social y, en caso de que se formalizase dicha reforma, ésta no entraría en vigor hasta, como mínimo, el 1 de enero de 2023«. Por tanto, los transportistas y el resto de sectores de autónomos afectados mantendrán su régimen y límites actuales, por el momento, durante un año y tres meses más.

La derogación o no del régimen de tributación por estimación objetiva es un debate muy recurrente ya que, mientras que para algunas voces es un nido de fraude fiscal, para otras es precisamente lo contrario, un método para que muchos autónomos en actividades donde es no es fácil computar ingresos y gastos tengan un sistema tributario sencillo. Sobre todo aquellos que facturan directamente al consumidor final. Además, este régimen de estimación objetiva ayuda a miles autónomos con rentabilidades muy bajas que, sin los módulos, podrían verse en peligro. Tanto es así que no sólo las organizaciones representativas del colectivo como la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) luchan por mantenerlo, sino que también

Economistas y expertos advirtieron que “la eliminación de los módulos supondría el cierre de muchos profesionales que no podrán mantener sus actividades. Pasarían a cotizar por el sistema estimación directa, donde además de sus gastos, tendrían que presentar sus ingresos y libros de cuentas, lo que incrementaría considerablemente el coste y la carga tributaria«, explicó el abogado laboralista Alberto Ara, de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA)

Sin reducción de los límites actuales hasta 2023

Desde hace mucho tiempo planea sobre las cabezas de muchos autónomos a módulos una reforma tributaria que pretende reducir los límites de facturación desde los 250.000 euros anuales actuales a 120.000 en el caso de los autónomos que facturan directamente a sus clientes; y de los 150.000 euros anuales a 75.000 euros para quienes lo hacen a otras empresas. De ser así, miles de transportistas afectados tendrían que pasar a la tributación por estimación directa, mucho más complicada y cara para ellos. Alrededor de 128.000 moduleros pertenecen al sector del transporte, muchos de los cuales se quedarían fuera de este sistema si se modificasen los límites de facturación.

Según los cálculos, un autónomo que ha facturado entre 85.000 y 90.000 euros en un año suele pagar unos 13.000 euros a Hacienda en el sistema de módulosSin embargo pasaría a tributar 23.000 euros si estuviera adscrito al sistema de estimación directa. Esta mayor carga tributaria sería inasumible para miles de pequeños transportistas a los que no les merecería la pena seguir trabajando por lo que tendrían que optar por abandonar la actividad, algo que beneficiaría también a las grandes empresas de logística.

De hecho, Fetransa cifró entre 1.500 y 2.000 euros más al año lo que tendrían que soportar cada uno de estos profesionales sólo en gestión de sus declaraciones si cambiaran de la estimación objetiva a la directa