Saltar al contenido

Finalmente, después de meses de intensas negociaciones y muchos altibajos, y justo en la fecha límite autoimpuesta, el Consejo de ministros ha aprobado la Ley de la Cadena de Transportes dentro del Real Decreto-Ley. El Gobierno, con esto, tiene como objetivo dar respuestas a las demandas del sector del transporte de mercancías por carretera. Aquí se regulan diversos aspectos clave para el funcionamiento del sector. Nace de las extensas negociaciones entre los representantes del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) y el Comité Nacional de Transporte por Carretera (CNTC).

Prohibido operar por debajo de los costes

La Ley de la Cadena de Transportes implementa y modifica regulaciones ya existentes, siendo la principal la prohibición de ofrecer servicios de transporte por debajo del coste de manera estructural. Esta práctica conocida como “dumping”, hasta ahora podía llevarse a cabo como estrategia para eliminar la competencia, rebajando sus precios a rangos imposibles de igualar para empresas pequeñas para robar sus clientes y eliminar la competencia. Esto, por supuesto, hace un entorno propenso a monopolios. Esta ley, una de las más pedidas por el sector en los últimos años, pretende acabar con esta práctica.

La normativa demanda que queden reflejados los precios aplicados al transporte y los gastos conexos, los costes individuales efectivos ocupados por el transportista. Esto para evitar que se ofrezcan servicios por debajo del coste. Así mismo, se utilizará la estructura de partida de costes recopiladas por el Observatorio de costes del transporte de mercancías por carretera hecho por el Ministerio para fijar estos gastos. En caso de incumplimiento de la norma, se ha fijado un nuevo régimen sancionador con multas que alcanzan hasta los 4.000 euros.

Carga y descarga en carga fraccionada

Un tema más complicado y más debatido fue la regulación de las operaciones de carga y descarga en carga fraccionada por parte de los conductores. Esta nueva ley regula definitivamente la excepción de participación de los conductores profesionales en labores de carga y descarga en carácter fraccionado y se realiza, además, entre el centro de distribución y el punto de venta o entrega.

Esto se traduce en que un conductor podrá participar en la descarga de servicios de transporte de carga fraccionada entre el centro de distribución y el punto de venta siempre y cuando la acción se lleve a cabo dentro de la jornada laboral diaria y que a él le dé tiempo a regresar al centro de trabajo habitual o, en su defecto, a su lugar de residencia, siempre cumpliendo con los tiempos de conducción reglamentarios.

Además, los conductores podrán participar de estas tareas solamente si el contrato tiene una duración de más de un año. Si no es el caso, el conductor no podría realizar la doble función de carga y descarga. Es un tema complicado en el que muchas partes no están de acuerdo.

Niveles máximos de subcontratación

Sin embargo, el punto de esta ley que más polémica genera es la regulación a los niveles máximos de subcontratación. Si bien es cierto, este era uno de los puntos más calientes en las mesas de negociación al momento de trabajar en la ley, el resultado ha levantado polémica y muchos detractores.

Esto se debe a que esta nueva ley establece que la subcontratación en los acuerdos de transporte sólo tendrá limites voluntarios a tenor de lo que se refleja en el acuerdo. Sólo se aplicarán los criterios que están establecidos en el Código de Buenas Prácticas Mercantiles en la contratación. Es decir, el número máximo de subcontrataciones se verá regulado por las propias partes involucradas al momento de establecer las pautas. No hay regulación por parte de la ley.

Esta resolución no atiende a lo solicitado en los últimos meses desde gran parte del sector transportista, que pedía una regulación más estricta para acabar con una práctica que en ocasiones llega a encarecer el servicio con intermediarios de poco valor añadido. Así que muchos consideran que es un tema que no se solucionó como se esperaba.

Redacción TransporteSostenible.com

La provincia de Vizcaya ha aprobado definitivamente los peajes adicionales para camiones en las cinco rutas de alta capacidad de la provincia. Las Juntas Generales de la Diputación autorizaron la adopción de este nuevo canon para los vehículos pesados de transporte con los votos del Partido Socialista y del PNV. Las protestas de los transportistas a las puertas de las Juntas Generales no han sido suficientes para evitar la medida.

Finalmente, las Asambleas Generales de Vizcaya han aprobado leyes que permitirán cobrar peajes a los camiones a su paso por cinco rutas de alta capacidad en la región. A pesar del rechazo del PP y del sector del transporte de mercancías por carretera de la región, este nuevo canon fue ratificado por los votos del Partido Socialista y el PNV, así como la abstención de EH Bildu y Podemos. Un rechazo manifestado por las asociaciones de transportistas Hiru y Asotrava a las puertas de la Casa de Juntas del Guernica en los últimos días.

Las Plataformas Contra los Peajes del País Vasco han entregado sus correspondientes notas de prensa a Diario de Transporte, en las que destacan explícitamente su oposición a los peajes de la AP-8, AP-68 y A-636 de Bizkaia.

Pedro Marco de la Pea, viceconsejero de Infraestructuras y Transportes del Gobierno Vasco, comentó oficialmente en nombre del Gobierno Vasco en una reciente entrevista radiofónica sobre la amplia implantación de peajes en toda la Comunidad Autónoma Vasca. Comienza afirmando que «Algún modelo de peaje es necesario implantar en las carreteras vascas”, mostrándose, al menos, no en contra de las medidas de las Juntas Generales. Luego añadió, “algo tiene que haber y el que lo usa algo tiene que pagar, porque las administraciones no podemos asumir el mantenimiento a coste cero». Declaraciones que han despertado algunas críticas entre el sector del transporte.

Los cinco tramos que estarán sujetos a peajes para los vehículos que pesen más de 3,5 toneladas de Masa Máxima Autorizada (MMA) a partir del próximo año son verdaderas arterias del transporte vasco, varias de las principales vías de acceso, paso y salida de la región. Este gravamen se aplicará a la A-8 de Basurto a El Haya, a la N-240 a su paso por Barazar, a la N-636 entre Durango y la provincia de Guipúzcoa por Kanpazar, a la BI-625 entre Laudio y Basauri, y al denominado corredor Txorrieri.

El tema de los peajes suele ser catalogado ante el público como algo que simplemente se trata de satisfacer una necesidad de cobro y de obtener más ingresos de las diputaciones. Sin embargo, es un tema del que toda la población debería estar enterada, ya que sus consecuencias no solo afectan a aquellos que paguen en caja desde su vehículo de carga, sino también a toda la ciudadanía. Los transportistas reflejarán este nuevo gasto en las facturas de envío, y los distribuidores harán lo propio en el precio de venta, llegando finalmente a los residentes, que seguirán perdiendo poder adquisitivo a través de la inflación.

Redacción TransporteSostenible.com

Pese que anteriormente la ministra de Transporte, Raquel Sánchez, había anunciado con bastante complacencia que se había avanzado de buena manera en la elaboración de la Ley de la Cadena de Transporte y que ésta vería la luz en unas semanas por medio de un decreto ley aprobado en Consejo de ministros a más tardar el 2 de agosto, el Comité Nacional ha terminado por rechazar la propuesta.

El proyecto de Ley de la Cadena de Transporte que había estado siendo redactado en el Ministerio de Transporte no ha convencido ni al Comité Nacional ni a ninguna de las demás organizaciones involucradas por diversos motivos, pero se puede sacar como conclusión que no se está tan cerca de lograr un consenso sobre una norma considerada crucial en el sector. El objetivo del Gobierno es aprobar la ley en la inmediatez para cumplir con los acuerdos de diciembre de 2021 y marzo de 2022.

Lo que se desea es que esta ley prohíba que las compañías de transporte trabajen sin al menos cubrir sus costes de funcionamiento, lo que es llamado comúnmente “dumping”. Esta práctica puede ser explotada por empresas grandes para ofrecer precios bajos por sus servicios, atrayendo clientes de empresas más pequeñas o nuevas para eliminar la competencia. Este tipo prácticas abusivas dificultan tener un entorno de sana competencia y hace que sean más propensas situaciones de monopolio u oligopolio en el sector. De esta misma manera, se quiere que la Ley de cadena de transporte traiga además regulación a la subcontratación. Esto para evitar que intermediarios con un trabajo de nulo o poco valor añadido entorpezcan y encarezcan las actividades y acuerdos dentro del sector.

Otros aspectos que valen la pena mencionar de la Ley es la referencia al Observatorio de Costes, el cual elabora trimestralmente el Ministerio de Transportes, la obligación de fijar los contratos por escrito (salvo ciertas excepciones) y un sistema sancionador para los incumplidores, cargadores y transportistas.

Según un comunicado oficial hecho por el Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC), la opinión es desfavorable “en cuanto supone un paso atrás a los términos conforme a los que se había venido desarrollando la negociación hasta ahora”. Así mismo añaden que “El Comité Nacional de Transporte por Carretera no va a aceptar la redacción de una norma que permita al Gobierno justificar un cumplimiento formal de sus compromisos pero que resulte inaplicable en la práctica”.

Redacción TransporteSostenible.com

Según el estudio European Road Freight Development Benchmark publicado recientemente por la IRU (Organización Mundial del Transporte) en colaboración con las consultoras Upply y Ti, el índice de costes del transporte está en máximos históricos. Es un 7,5% superior al de hace un año y ha aumentado durante cuatro trimestres consecutivos.

Este sector, que históricamente ha sido un pilar de la economía europea, ya que más de la mitad de las mercancías transportadas por el continente lo hacen por carretera, está experimentando una desventaja debido a la influencia de una serie de factores. De ellos podemos destacar la subida de la demanda de productos en la era post-covid debido al auge del comercio electrónico y el ahorro acumulado, que ha creado un desequilibrio; el encarecimiento continuo del combustible diésel que se encuentra a precios al menos un 20% mayor en comparación al precio pre-covid, a pesar de la caída de precio del 2020; la escasez de camioneros para satisfacer la demanda; y el aumento de precios de camiones de transporte, con modelos de hace un par de años a precio de nuevo debido a la escasez.

Todos estos factores se reúnen en un cóctel que ha traído como consecuencia que el índice europeo de tarifas de transporte por carretera alcance un máximo de 110,9.

Los camiones nuevos están alcanzando precios de hasta 6 cifras y los usados están en un precio un 20% superior con respecto a los precios de 2020. La causa principal es la falta de componentes que está experimentando el sector automotriz. Tampoco nos podemos olvidar de la Guerra de Ucrania y sus consecuencias, principalmente en la mano de obra. Más de 160.000 camioneros rusos, bielorrusos y ucranianos han dejado sus puestos de trabajo debido a la guerra, aumentando la previamente existente carencia de choferes de antes de la guerra. Actualmente, España cuenta con cerca de 20.000 vacantes de camioneros. Otros países de la UE como Francia o Alemania tienen 34.000 y entre 57.000/80.000 vacantes respectivamente. Todo esto ha puesto a todo el sector de transporte de mercancías al límite en la región.

A día de hoy, no se ve una solución clara a ninguno de estos problemas en el corto plazo. Así que, a menos que se tomen medidas más fuertes o alguna de estas situaciones se revierta, cabe esperar que el coste del transporte por carretera en Europa siga alcanzando nuevos máximos en el futuro próximo.

Redacción TransporteSostenible.com

Finalmente se está atendiendo una de las grandes inquietudes del sector del transporte de mercancías: la seguridad en los aparcamientos; ya que no era algo que afectaba simplemente a España, sino también a la Unión Europea. Un estudio llevado a cabo por la Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España (FENADISMER) ha revelado que al menos el 17% de los transportistas afirmaron haber sido asaltados, un 30% de ellos al menos dos o más veces, el 21% de los casos incluyó agresiones físicas al conductor, y en el 60% no solo perdieron mercancías, sino también vehículos.

Además, hay que tener en cuenta que los robos, mayoritariamente, se han producido en horario nocturno (el 72% de los casos) y la mitad de ellos (un 50%) se perpetuaron en áreas de descanso, seguido de los núcleos urbanos (un 30%) y de los polígonos industriales (un 18%). Actualmente solo existen 42 zonas de aparcamiento seguro en España y 97 áreas de servicio sin vigilancia específica en autopistas y autovías, a pesar de que la Comisión Europea recomienda al menos una zona de aparcamiento cada 100 km en nuestra red de alta capacidad.

Y es debido a esto que se ha debatido en la Comisión de Transportes e Infraestructuras del Congreso de los Diputados la propuesta NO de Ley impulsada por Esquerra Republicana de Cataluña sobre la mejora de la seguridad en las zonas de aparcamiento de vehículos, en desarrollo al acuerdo adoptado por el Pleno del Parlamento de la Unión Europea el pasado mes de noviembre, en el que se insta a los Estados miembros a mejorar la seguridad de las zonas de aparcamiento de camiones en toda la Unión ante el riesgo de pérdida de mayor seguridad en las zonas de aparcamiento de camiones de la red de carreteras de la UE.

Por consiguiente, la Proposición no de Ley ha sido aprobada por unanimidad de todos los Grupos Políticos, e insta al Gobierno español a lo siguiente:

  1. Elaborar y presentar un plan para la mejora y construcción de nuevas zonas de aparcamiento seguras certificadas para camioneros a lo largo de la red viaria estatal.     
  2. Incrementar los canales de interrelación con Europol a fin de garantizar respuestas coherentes y coordinadas, así como un apoyo operativo y analítico que favorezca el trabajo conjunto entre policías de diferentes Estados para diseñar estrategias de persecución y desmantelamiento de mafias transnacionales.

Con esto se espera que el Gobierno Español empiece a tomar medidas más decididas y concretas para solventar esta situación que lleva años siendo reclamada por el gremio de transportistas de mercancías.

Redacción TransporteSostenible.com

Dado que su valor continúa aumentando, los precios del combustible establecieron otro récord esta semana. En efecto, del 7 al 13 de junio, el precio medio del litro de Diésel pasó de 1,916 a 2,003 euros, superando por primera vez la marca de los dos euros. Esta subida del 4,54% marca un nuevo máximo histórico, según datos del Boletín Semanal del Petróleo de la Unión Europea.

Si el precio del litro de Diésel aumenta más de 10 céntimos en una semana, la tendencia de la gasolina sigue una trayectoria similar. El precio de este combustible ha aumentado durante ocho semanas consecutivas, y el litro cuesta ahora una media de 2.117 euros, un 3,36% más que los 2,048 euros de la semana pasada. Este precio medio, al igual que el del Diesel, marca un nuevo récord, para sorpresa de los usuarios.

A pesar de que ninguno de los precios mencionados incluye el bono de al menos 20 céntimos por litro que el gobierno aprobó el pasado 1 de abril, la situación se ha vuelto completamente insostenible para el sector del transporte de mercancías por carretera y los usuarios en general. Los precios del gasóleo y la gasolina ya son más altos que en la última semana de marzo, justo antes del inicio de estas ayudas directas.

Traduciendo esto a lo que supone llenar un tanque de tamaño mediano (800 litros), los importes de esta semana suponen pagar más de 1.525 euros por llenar el depósito de nuestro camión. Pero recuerda que, en ambos casos, habría que descontar 11 euros de la ayuda obligatoria que el Ejecutivo puso en marcha hace un par de meses y que caduca el próximo 30 de junio. Sin embargo, el presidente Pedro Sánchez, ha dado a entender que estaría dispuesto a prorrogarla si lo considera necesario.

Mientras tanto, el precio del barril de crudo Brent cotizaba en torno a los 126 dólares el jueves 16 de junio, cerca de sus valores más altos en todo el año. Lo cual, evidentemente, se refleja en las gasolineras. Así mismo, es de resaltar que el precio del litro de gasóleo en España es ligeramente superior a la media de la Unión Europea. Esta cifra se desvía significativamente de la norma, sobre todo si se tiene en cuenta que el precio medio del Diésel en países como Italia ya está sustancialmente por debajo del precio medio en España.

Redacción TransporteSostenible.com

Después de la reunión entre el Comité Nacional del Transporte por Carretera y la Secretaría general de Transportes el lunes 13 de junio, El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana ha presentado el pasado viernes el primer borrador de la futura reforma a la ya existente Ley de cadena alimentaria al Comité Nacional de Transporte por Carretera (CNTC) para solucionar un problema recurrente en los últimos tiempos dentro del sector: el “dumping”.

Esta ley prohibirá que las compañías de transporte trabajen sin, al menos, cubrir sus costes de explotación, lo que es llamado “dumping”. Esta práctica es utilizada por algunas empresas grandes para ofrecer precios muy bajos por sus servicios al público, atrayendo clientes de empresas más pequeñas o nuevas para eliminar la competencia. Este tipo de abusos dificultan entornos de sana competencia y hace que sean más sencillas situaciones de monopolio u oligopolio.

El objetivo del Gobierno es aprobar la ley antes del 31 de julio para cumplir con los acuerdos de diciembre de 2021 y marzo de 2022: la puesta en marcha de la Ley de la Cadena de Transporte. Así mismo, la Ley de cadena de transporte también traería regulación a la subcontratación para evitar intermediarios con un trabajo de nulo valor añadido que entorpezcan las actividades y acuerdos dentro del sector.

Desde una nota, el Ministerio estableció que: «desde el Ministerio se reitera una vez más su compromiso con la mejora de las condiciones del sector del transporte de mercancías por carretera, estratégico para la actividad económica del país, a través del cambio estructural del sector más relevante de las últimas décadas y avanzando en reivindicaciones históricas con un plan diseñado para la sostenibilidad desde una triple perspectiva, económica, social y medioambiental y orientado a su reforzamiento, la mejora de su prestigio y su robustez como sector económico».

Una vez aprobadas estas reformas, se espera que mejoren mucho las condiciones del sector del transporte de mercancías que se ha visto muy afectado últimamente. Se modificarán las actuales Ley 15/2009 del contrato de transporte terrestre y la Ley 16/87 de 30 de julio de ordenación de los transportes terrestres. El precio que los transportistas adjudiquen a sus servicios de cara al público deberá ser, en toda circunstancia, al menos igual o al superior a sus costes efectivos individuales o sufrirá penalizaciones como multas.

Redacción TransporteSostenible.com

Para vehículos de MMA superior a 20 toneladas la fórmula a aplicar es:
 
P= G x P x 0,3/100

P= Cantidad en que el transportista podrá incrementar el precio contratado en su factura.

G= Índice de variación del precio medio del gasóleo publicado por la Administración entre la fecha de celebración del contrato y la de realización del transporte. Se introduce en la fórmula el resultado de (G-100) en número entero, de manera que, cuando el índice ha subido incorpora un incremento y si ha descendido supone una disminución en la fórmula.

P= Precio del transporte establecido al contratar.

Para el cálculo de las variaciones de precio se aplica el índice publicado en Fomento en este enlace.

En la práctica, por tanto, se puede repercutir, es decir, actualizar (tanto al alza o a la baja) el precio del transporte en un 30% de la variación del precio del gasóleo desde que se fijó dicho precio y hasta que se ejecuta el servicio.

La Ley 15/2009 es dispositiva y supletoria por lo que si las partes (cargador o porteador) no han pactado otra cosa expresamente DICHA CLAUSULA QUEDA INCORPORADA AUTOMÁTICAMENTE A TODOS LOS CONTRATOS DE TRANSPORTE (Y LOGÍSTICA).

Yendo un poco más allá, se prevee incorporar en la LOTT, Ley de Ordenación de Transportes Terrestres y, de forma imperativa, en su contrato de Transporte la cláusula de estabilización del precio del gasóleo “sin posibilidad de pacto en contra”, logrando así la obligatoriedad de la revisión del precio del transporte por la variación del precio del gasóleo, y tomando como referencia la variación del precio del carburante habida en los últimos 12 meses.

Si tu cargador actual no cumple con la normativa vigente en los contratos de transporte con estas condiciones o la denominada “Clausula del Diesel”, HAZTE SOCIO.

 

¡Buena ruta!

Descuento aplicable en la compra desde el 1 de abril hasta el 30 de junio, pero prorrogable “según evolucionen los mercados”

Federación Nacional de Asociaciones de Transporte en España (Fenadismer), la Federación Española del Transporte Discrecional de Mercancías (Fetransa) y la Federación Independiente de Transportistas (Feintra) convencidas por el acuerdo

 

El Gobierno ha anunciado un paquete de medidas de 1.050 millones de euros, pero no frena la manifestación convocada al Ministerio de Transporte.

La ayuda, enfocada exclusivamente al transportista profesional, de 20 céntimos por litro de combustible fue confirmada tras más de 15 horas de negociación. Concretamente 20 céntimos por litro de gasóleo, gasolina, gas y adBlue en forma de ayuda directa en la compra, como así se reclamaba desde el principio.

Esta medida estará vigente por el momento hasta el 30 de junio y podrá ser prorrogable “según evolucionen los mercados”, según la ministra Raquel Sánchez, y siguiendo el ejemplo de otros países como Francia, Italia y Portugal, que también aplicarán subvenciones al carburante desde abril.

La ministra de transportes, movilidad y agenda urbana, ha pedido “que se recupere la normalidad” y le ha reclamado al sector que “sea responsable” y no genere “más incertidumbre” a la sociedad pues sus peticiones “han sido atendidas”. “No existen motivos o ahora excusas para no retomar totalmente la actividad y, por descontado, el cese inmediato de actos violentos”, ha subrayado.

La plataforma convocante de los paros mantiene las protestas por no encontrarse presente en la reunión

Desgranando la ayuda de 1.050 millones de euros, 600 millones irán destinados a la rebaja de 15 céntimos el litro, que se sumará a otros 5 céntimos por parte de las petroleras, los otros 450 millones serán destinados a ayudas directas al sector. Las cuantías de estas ayudas directas ascienden a 1.250 euros por camión, 950 por autobús, 500 por furgoneta y 300 por vehículo ligero, con un límite de 400 mil euros como máximo por solicitante.

Se ampliará entre 8 y 10 años el plazo de los vencimientos de préstamos ICO y su carencia en 6 meses, se abrirán nuevas líneas y se duplicará la ayuda al abandono de la profesión.

Quien sigue sin apearse del burro es la Plataforma Nacional en Defensa del Sector del Transporte manteniendo el paro anunciado ya hace 12 días. El portavoz o presidente de dicha asociación mantiene que el llamamiento al paro indefinido continuará hasta que el Gobierno no acepte reunirse con ellos.

Raquel Sánchez ha insistido en que este acuerdo se ha forjado con los “interlocutores del sector” que han sido elegidos democráticamente.

No les reconocemos con interlocutores”, ha advertido el portavoz de la asociación que promueve los paros. El portavoz de la asociación que promueve los paros ha advertido que no reconocen a estas asociaciones como interlocutores, mientras José María Quijano, secretario general de CETM, asegura que en el CNTC están representados todos los transportistas, desde los pequeños autónomos hasta las grandes empresas y si “Plataforma” no está es porque ni siquiera se presentó a las elecciones de hace un año.

Nota de prensa MITMA

Redacción Transporte Sostenible

El gasoil sigue por las nubes mientras toda Europa se ve inmersa en un incremento de precios masivo debido a la inflación disparada este mes de marzo, acuciada por la guerra de Ucrania y el encarecimiento de la energía. Países vecinos como Francia o Portugal han empezado ya a tomar medidas para que los carburantes no colapsen sus respectivos sistemas productivos.

FRANCIA. Este fin de semana anunció que el precio del carburante será subvencionado en 15 céntimos el litro para todo tipo de combustible, suponiendo un gasto de 2.000 millones de euros para el Estado. Además ha solicitado un esfuerzo a las petroleras y a los distribuidores de energía para bajar el precio final en cinco céntimos por litro. “Llenando un depósito de 60 euros, se podrán ahorrar 9”, Jean Castex (entrevista a “Le Parisien”)

Si el depósito medio de un camión galo es de 800 litros estamos hablando de un ahorro mínimo de 120 euros por llenar nuestro camión, sin contar otros 40 euros más si llega la solicitada rebaja a las petroleras

POLONIA. El 1 de febrero entró en vigor una bajada del IVA del combustible desde el 23% hasta el 8% a pesar de que los precios del combustible en el país en aquel momento estaban entre los más bajos del bloque comunitario.

PORTUGAL.  Desde noviembre devuelve 2 céntimos para la gasolina y 1 para el diésel, pero a partir de ahora ajustará los valores semanalmente.

IRLANDA Y POLONIA. El 10 de marzo anunció rebajas en el precio del litro de la gasolina, el diésel y el diésel “verde” en 20, 15 y 2 céntimos de euro respectivamente. 320 millones.

En España pagamos casi la mitad de impuestos por los combustibles. Esto esta suponiendo la ruina de las familias, autónomos, peluquerías, bares, agricultores y propietarios de pequeños negocios, ya no sólo para el transporte. Mientras tanto, Hacienda está ingresando más de 250 millones al mes por la subida de carburantes según explica un petición con ya más de 100 mil firmas recogidas en change.org. Desde TransporteSostenible.com os animamos a firmar la petición “Que nadie elija entre calefacción o comida caliente: ¡Menos impuestos a los combustibles!”.

Respetamos a todo aquel que ejerce su derecho a la huelga y, por supuesto también, a aquel que decide trabajar sin entrar en motivos. No nos parece muy sensato dañar vehículos o faltar el respeto a los transportistas que eligen esta segunda opción. Seguramente aquel que estos días trabaja es, bien por que es un conductor asalariado, o bien porque es un empresario que ha sabido, o podido, repercutir el incremento del precio del carburante en el precio de sus servicios.

Sabemos que nada es fácil y que acomodarse es algo que todos buscamos, pero no es hora de dormirse en los laureles si queremos que las cuentas nos sigan saliendo. Normalmente, la reclamación de este incremento no nos va a llover del cielo, debemos solicitarla ya que se encuentra estipulado por ley (LOTT) que en caso de un incremento o detrimento de al menos un 5% en el precio del carburante, el precio del viaje podrá verse repercutido.

Ley 15/2009. Artículo 38. Revisión del precio del transporte por carretera en función de la variación del precio del gasóleo.

1. En los transportes por carretera, salvo que otra cosa se hubiera pactado expresamente por escrito, cuando el precio del gasóleo hubiese aumentado entre el día de celebración del contrato y el momento de realizarse el transporte, el porteador podrá incrementar en su factura el precio inicialmente pactado en la cuantía que resulte de aplicar los criterios o fórmulas que, en cada momento, tenga establecidos la Administración en las correspondientes condiciones generales de contratación del transporte de mercancías por carretera.

Las partes pueden pactar que no se actualizará el precio del trasporte o que se actualizará mediante otro sistema, fórmula o índice pero si no han pactado dicha alternativa todo contrato queda sujeto a esta cláusula.

En la actualización de 2008 (ORDEN FOM/2184/2008, de 23 de julio, por la que se modifica la Orden de 25 de abril de 1997, BOE de 25 de julio) quedaron así redactadas respecto al asunto que nos ocupa:

“Salvo que las partes hayan pactado otro distinto mediante contrato o carta de porte el precio a aplicar a un servicio será el usual para el lugar y momento en que el porteador reciba las mercancías. El precio usual equivaldrá al coste que para ese tipo de transporte venga determinado en el último Observatorio de Costes publicado por el Ministerio de Fomento.

Cuando entre el día de celebración del contrato y el momento de realizarse el transporte el precio del gasóleo hubiese aumentado el porteador podrá incrementar en su factura el precio inicialmente pactado en la cuantía que resulte de aplicar una fórmula según el tipo de vehículo”.

Para vehículos de MMA superior a 20 toneladas la fórmula a aplicar es:
 
P= G x P x 0,3/100

P= Cantidad en que el transportista podrá incrementar el precio contratado en su factura.

G= Índice de variación del precio medio del gasóleo publicado por la Administración entre la fecha de celebración del contrato y la de realización del transporte. Se introduce en la fórmula el resultado de (G-100) en número entero, de manera que, cuando el índice ha subido incorpora un incremento y si ha descendido supone una disminución en la fórmula.

P= Precio del transporte establecido al contratar.

Para el cálculo de las variaciones de precio se aplica el índice publicado en Fomento en este enlace.

En la práctica, por tanto, se puede repercutir, es decir, actualizar (tanto al alza o a la baja) el precio del transporte en un 30% de la variación del precio del gasóleo desde que se fijó dicho precio y hasta que se ejecuta el servicio.

La Ley 15/2009 es dispositiva y supletoria por lo que si las partes (cargador o porteador) no han pactado otra cosa expresamente DICHA CLAUSULA QUEDA INCORPORADA AUTOMÁTICAMENTE A TODOS LOS CONTRATOS DE TRANSPORTE (Y LOGÍSTICA).

Yendo un poco más allá, se prevee incorporar en la LOTT, Ley de Ordenación de Transportes Terrestres y, de forma imperativa, en su contrato de Transporte la cláusula de estabilización del precio del gasóleo “sin posibilidad de pacto en contra”, logrando así la obligatoriedad de la revisión del precio del transporte por la variación del precio del gasóleo, y tomando como referencia la variación del precio del carburante habida en los últimos 12 meses.

Si tu cargador actual no cumple con la normativa vigente en los contratos de transporte con estas condiciones o la denominada “Clausula del Diesel”, HAZTE SOCIO.

 

¡Buena ruta!